Hay canciones por ahí que convierten la piel en un campo de trigo y llenan los ojos de barcos y lunas llenas.