… y ojalá que tú sigas teniéndome a tiro…