De los clicks por Gregorio a los clicks por Rajoy

No somos la generación del pulgar, señores, sino la del índice. Dentro de poco nos pedirán que pulsemos para acabar con la pobreza del mundo o el cambio climático.